AITOR VALENCIA

Valora este artículo
(0 votos)

 Aitor Valencia nació en 1982 en Pamplona. Fue el menor. Cuando nació, fue el menor… de 4 hermanos, culpables de que se interesara por la música.

Aitor Valencia nació en Pamplona en Mayo de 1982. Si alguien influyó en el destino musical de Aitor, ese fue su hermano Xabier, que decidió poner cauce a su habilidad dejándole en manos del profesor de piano Miguel Ángel Echeverría. La composición surgió cuando tenía 17, después de mucho acompañar canciones de otros. A partir de ese momento, siguiendo la iniciativa de otro de sus hermanos, forma el grupo de rock Zonazul. Con 19 años pasa a ser músico profesional. En 2005 graba su primer álbum “Junto al piano todo son plumas”. Durante los próximos años compagina actuaciones con grupos y orquestas, participa en diversos certámenes, hace bandas sonoras para cine y acompaña a algunos autores. En 2008 publica "Aitor Valencia" un nuevo CD con temas propios.

A la hora de poner etiquetas, nos faltará superficie donde colgarlas. Y es que, además de ser un tipo delgadito, se pasea curioso y cómodo por el rock, blues, funk, soul, pop… La causa de su particular forma de componer la tendremos que buscar en artistas y grupos que más empaparon su etapa de esponja infantil: Queen, Status Quo y, posteriormente, Elton John y Supertramp. Si no fuera por la casi exclusiva inclinación de Jamie Cullum hacia el Jazz, éste podría ser un referente comparativo.

El final de este proceso de asimilación y aprendizaje no podía ser otro: Decidió coger lo mejor de cada década y de cada estilo musical y aliñarlo con su propio talento. El resultado es un ecléctico y personal estilo de tocar y componer que gusta a todos y no deja indiferente a nadie. Su depurada técnica, fruto de un constante estudio y práctica del instrumento, apoyado por sus estudios musicales, le dotan de un gran dominio de los teclados. Sus composiciones reflejan su propia personalidad. Piezas muy bien estructuradas, cimentadas en una sólida melodía y reforzadas por arreglos aparentemente sencillos pero que esconden estudiados juegos armónicos.

Utilizando la palabra “potente” para referirnos a su directo, quizá nos vengan a la cabeza demasiados vatios, pero, en realidad, no son necesarios para que nos envuelva un sólido piano  apoyado en firmes bases rítmicas y acompañado de unas letras que tocan temas personales, aunque universales, con mensajes que invitan a la imaginación unos y a la reflexión otros, y con el denominador común de la elegancia.

Información adicional

  • Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Visto 4324 veces