KIKO SAGARDOY

Valora este artículo
(0 votos)

 Empezó escribiendo versos que, según él, a nadie le gustaron, pero no se rindió. Por consejos de amigo, se pasó al relato -colorín-colorao- y tampoco sobresalió. Escribió algunos dramas que jamás se estrenaron. ¿Quién le manda en teatros meter la nariz? Un buen día pusieron un palo entre sus manos, con seis cuerdas tensadas. ¿Quién le iba a decir que escribiendo canciones, subido a un escenario, habría personas dispuestas a oír...? ¡Gracias!¡Por fin!.

Desde pequeñito le gustó escribir; sigue escribiendo versos, los tiene por ahí. No le ha dado la gloria y menos para vivir, pero puede contaros cuánto se divirtió, porque nunca se rindió.

Información adicional

  • Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Visto 4877 veces
Más en esta categoría: « MAITE MENÉ HERVÉ »